sábado, 1 de mayo de 2010

UN VERSO EN LA MAÑANA



UN VERSO EN LA MAÑANA


Hoy me ha saludado el día con un verso
de métrica propia
y andares cadenciosos.
Llevaba el eco de tu voz
y el compás de tus latidos,
ese ritmo que mece,
cada noche,
el duermevela que me lleva al sueño
donde encuentro siempre tu sonrisa.

Hay un espacio infinito
donde sólo caben nuestros cuerpos;
está perfumado de ese aliento
que desprende el amor
que nos anida en cada encuentro.
Está cuajado de besos
y alfombrado de suspiros,
y lleva el sello indeleble
que marca los momentos
que levantarán el castillo
que ha de refugiarme en mis inviernos.
Porque siempre hay un invierno
para completar el ciclo
que comienza en primavera,
y lo que hoy es y está
mañana sólo será un recuerdo.

Pero siempre quedará
el espacio que habitamos un día,
siempre quedará la marca
que dejaron tus besos encendidos,
siempre quedará el silencio
donde pueda escuchar la voz
que han de traerme mis recuerdos.

Noe Domínguez


La imagen está tomada de Internet; si tiene derechos de reprodución, rogaría que me lo comunicasen para retirarla.

1 comentario:

Esmeralda Martí dijo...

Ay esos recuerdos que encienden llamas, que no apagan la memoria...
Besitos, Noe.